Etiquetas

, , , ,

Curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre

El 31 de octubre de 2012 los médicos (léase personal sanitario y no sanitario del SERMAS) estábamos dormidos. Habíamos tolerado muchas cosas sin quejarnos, apelando como tantas veces al interés de los enfermos. A pesar de que las condiciones precarias de la sanidad madrileña y de sus profesionales en modo alguno podían favorecer los intereses de los pacientes. Aunque se oían algunas voces que intentaban despertarnos, nos costó reaccionar. Estuvimos lentos, sí.

El puente de noviembre fue terrible. Los que cubrimos las guardias de esos días nos las pasamos enjugando lágrimas. La gente que había visto nacer los nuevos hospitales y los había conducido hasta lo que son ahora no podía creer lo que oía: se anunciaba un modelo que convertiría la salud de nuestros pacientes en un negocio. Sin un solo dato que lo apoyara. Sin que nadie hubiera preguntado antes a los implicados, a los que tocamos el paño…

Ver la entrada original 380 palabras más

Anuncios