Etiquetas

Bueno, cuando estés sentada en tu silla tapizada de seda

hablando con esos chicos ricos que tú conoces,

espero que no me veas con mi andrajosa compañía

aunque sabes que yo nunca supe estar solo.

Déjame, pequeña Susie, déjame,

sé que te crees la reina del “underground”

y puedes enviarme flores secas cada mañana,

enviarme flores secas por correo,

enviarme flores secas a mi boda,

pero yo no olvidaré poner rosas en tu tumba.

Vale, cuando estés recostada en tu Cadillac rosado

apostando en el Día del Derby de Kentucky,

yo estaré en mi sótano con una aguja y una cuchara

y otra chica hará olvidar mis penas.

Déjame, pequeña Susie…

Anuncios