Todavía recuerdo la escena hace varios años. En el programa de TV Tengo una pregunta para usted, una ciudadana de aspecto modesto pregunta a Rajoy cuánto gana al mes. El entonces candidato se queda atónito, no responde, balbucea algo y le obliga a repetir la pregunta, contestando luego un evasivo: Bastante más que usted.
Las antenas de Palinuro se erizaron: “Este hombre miente. ¿Por qué no quiere decir cuánto gana?” Lagarto, lagarto.
Tiempo después, aún en la oposición, a otra pregunta ingenua de otro ciudadano, Rajoy contaba la siguiente trola para obstaculizar la respuesta: “Tengo dificultades. Miro la cuenta a fin de mes. Tengo los problemas de todos los españoles.”
Según hemos sabido después, ese año, Rajoy se embolsó 200.000 euros solo en sobresueldos. Más el salario de diputado y otras bicocas, como puros, trajes, corbatas. En total, unos 400.000 euros, o sea, unos 33.333 € al mes o 650 veces el salario mínimo. Palinuro tuvo entonces la certidumbre de que el menda no solo mentía como un bellaco, sino que era un hipócrita y un falsario redomado. Comprendió que en este asunto estaba el punto débil de toda la estrategia del PP y de su presidente quien, como es manifiesto hoy ya, no pudo contener su codicia y, al parecer, estuvo arramblando con cuanto dinero público veía. Un verdadero granuja con aspecto de noble de provincias venido a menos y bastante farfollas.
Por eso Palinuro insistió una y otra vez en que la oposición preguntara a Rajoy en Parlamento cuánto cobraba al mes y por qué conceptos. Llegó a saberse mejor o peor lo que cobraban todos los diputados, pero no Rajoy. Sus ingresos siempre fueron un misterio y, en parte, siguen siéndolo pues, aunque las acusaciones de ser un corrupto sin parangón en la historia son muy consistentes, el personaje sigue sin decir cuánto ha cobrado. Es un mutismo muy en línea con su neurótico silencio sobre el nombre de Bárcenas. Solo Miguel Ángel Aguilar en El País (preguntando insistentemente si Rajoy cobraba algo por su condición de registrador de la propiedad) y Palinuro (insistiendo en que Rajoy revelara cuánto cobraba al mes por todos los conceptos) mantuvieron viva la llama de la sospecha no ya de que el presidente no fuera trigo limpio sino de que podía ser un granuja, un chorizo y un trinca-cuartos…
Pero la oposición flojeaba. Cayo Lara lo atacaba, sí, pero en asuntos de otra índole en donde Rajoy salía victorioso con su capacidad para balbucear el español y no decir nada. Y Rubalcaba proponía pactos y más pactos sin atreverse a preguntarle algo tan simple como cuánto pillaba al mes. Una situación que levantaba la sospecha de si Rubalcaba no estaría temiendo que en el PSOE hubiera otros sinvergüenzas y ladrones.
Finalmente está ya todo (presuntamente) claro. Los papeles de Bárcenas y la contabilidad del PP permiten pensar que, mientras no se demuestre lo contrario, el PP es una asociación de malhechores que lleva veinte años enriqueciéndose mientras saquea la Hacienda Pública. Una asociación de mangantes y corruptos, presidida por el que parece el más mangante y corrupto de todos ellos. Sin excusa alguna.
Era, en efecto, el punto débil de la estrategia del PP y se ha roto, no porque la oposición (que da vergüenza por su inoperancia y quién sabe si su complicidad, al menos la socialista) lo haya conseguido, sino porque la Justicia ha empezado a actuar, por supuesto, luchando a brazo partido contra todos los obstáculos, las zancadillas, las trampas y las insidias (estas sí son insidias y no las que menciona Rajoy, quien desconoce el significado de la palabra) de que se vale el PP para obstaculizar el proceso judicial, con la anuencia del mismo Rajoy quien, sin embargo, anuncia a bombo y platillo que su partido colaborará con la justicia mientras destruye pruebas (como el libro de visitas de Génova) que pide el juez.
Esta es la verdadera dimensión de este vergonzoso asunto: dirigentes corruptos, encabezados por Rajoy -el más corrupto de todos ellos- cobrando sobresueldos ilícitos, trinque, hurtos, mamandurrias, enchufes, cohechos, apropiaciones indebidas… un rosario de delitos presuntamente cometidos por estos payos, aleccionados por Rajoy cuya única obsesión ahora es que nadie dimita (para no quedar él con el trasero al aire) y que nadie hable, pues solo el silencio puede conseguir que el asunto pase sin pena ni gloria, al tiempo que se engaña, se miente o, como hace Cospedal, se dice con todo el morro lo contrario de lo que el mundo tiene ante las narices, incluida ella misma.
En efecto, tiene tardía razón la oposición: dimita ya, Rajoy. Su situación de presunto corrupto, pillasobres es insostenible. Y llévese de paso a ese puñado de supuestos mangantes, neofranquistas, monaguillos de los curas, beatas descerebradas y simples imbéciles que se creen ingeniosos.
Ya está bien.
Anuncios