Los antiguos sacerdotes caldeos creían que existe una afinidad entre las estrellas y las almas de los hombres; que la esencia etérea es divina; que las almas de los hombres son tomadas de esta reserva, y que vuelven a ella después de la muerte; y que las almas de las personas más eminentes de la Humanidad se convierten en estrellas.
3
1
Anuncios